miércoles, agosto 9

64

Mis padres solo han discutido una vez en la vida; comenzaron en 1987 y hasta el momento es la misma discusión que va turnándose a momentos. Eran otros tiempos, donde ser adulto era una imposición, una labor que tenía un tiempo definido al cual se encaminaba uno lentamente sin poder evitarlo.

Una mañana, el despertar, la labor, la rutina y el regreso. No había espacio para pensar un poco más allá de la alimentación adecuada, ni de los excesos de la vida promedio en una ciudad con costumbres cárnicas en exceso. No se tenía una noción adecuada del calentamiento global, eso era una farsa alarmista de las personas mas informadas. Incluso no se tenía una previsión del futuro, porque he de ahorrar recursos si estos siempre han existido y seguirán ahí.

Hoy despertar es una rutina, la resistencia es una rutina también, pues es la lucha contra las viejas costumbres de creerse en la abundancia absoluta de recursos. La única abundancia absoluta en este momento es la información y esto provoca un vómito de pensamiento que tiende a buscar la posición ganadora. Luchamos unos contra otros buscando el argumento ganador. Somos idiotas informados, conscientes de las malas decisiones y los excesos que cometemos los desperdicios que mal utilizamos. Sin embargo, decidimos seguir mal utilizando nuestros recursos, afrontar nuestras decisiones y soportar los cambios extremos de condiciones climáticas, afrontar los constantes achaques de salud ligadas al consumo de azúcares refinadas y pensar que todo lo que tiene verde en el empaque es saludable, incluidos los cigarrillos mentolados.


Por mi parte hago lo que me corresponde, separo la basura, aunque el camión la pone toda en el mismo recipiente. Ahorro agua en mis procesos de aseo para después usarla sin control al lavar el auto, le doy like a las cadenas de oración y firmo a cada momento en change org para salvar cualesquiera de las cosas que requieran ser salvadas. Hago medianamente todo lo posible al alcance de mi comodidad para hacer de este un lugar mejor, incluso a veces apago el clima.

martes, septiembre 20

63

En algún lugar de la angustia matutina en una ciudad que apenas respira, los autos se entorpecen al cruzar.

I
¿Puede uno encontrarse solo del todo?
Siempre existe esa sensación de que alguien merodea y pudiera aparecer ante cualesquiera de las situaciones posibles, las entre calles en silencio, lámparas fundidas y vehículos intermitentes. Hay tanto de todo, las casas duermen, algunos se deleitan de creerse solitarios.

II
Hace tiempo que he estado embriagándome con gente que no conozco. Es mi nueva clase de afición, cuando no quiero pensar en nada, o más bien trato de distraerme del todo. Después de dos cervezas la mayoría piensa que te conoce; sucede que ven algún reflejo de las características cuando se bebe. Al final del día no es así, siempre termino con una excusa para retirarme antes de lo planeado.

III
Tengo el celular lleno de notas inconclusas, me ha entrado un pánico absoluto a escribir y dar detalles de lo que sucede. Generalmente cuando hay una estructura que no define el todo, uno suele llenar los espacios y le da nombre a las calles, plazas y personas. Todo se complica.
IV
Creo que lo mejor del año hasta el momento sucedió el viernes pasado, salí en bicicleta por los espacios aledaños y el aire en el rostro siempre le anima a uno, la velocidad, el movimiento, hay algo.

Después del recorrido inicial y para las primeras horas del día siguiente, tengo recuerdos breves de pedalear con mi alma entre los pocos carros y ver a las personas en sus porches como preparados para dormir. En algún punto decidí seguir a pie, pero después del viento, la velocidad y el movimiento el caminar resulta no tan grato cuando se quiere aventura.

jueves, enero 14

62

Ok, para poder narrarles lo siguiente, debo ponerlos en el contexto adecuado y el contexto adecuado es la oficina en la que estoy colaborando de manera temporal. Es una oficina grande, con 6 cuartos que sirven de clusters para los empleados. Está en el segundo piso en Diego de Montemayor, en el centro de la ciudad, a unas calles de la macroplaza. No hago nada particularmente emocionante y lo más interesante de mi día son las lecturas durante los viajes.
I
He comenzado este año con varios libros, unos de ficción, Virginia woolf, Juan villoro, Carlos sagan, etc... Desde el principio sentí una especie de conexión con los textos de villoro pues son tan cotidianos que uno puede llegar a creer que se narra su vida, pero luego hay elementos azarosos que marcan la bifurcación absoluta de lo que se lee y lo que se escribe.

Es precisamente en un texto de villoro donde se habla de una situación peculiar para con la regadera; la llave se había caído y utilizaban una moneda para abrir o cerrar el flujo de agua.
Justo hoy en una de varias vueltas al baño, pude notar en la regadera una moneda en el suelo y la llave rota. Tuve una especie de llamada emocional pero literaria (llamada literaria) en donde todo estaba sucediendo dentro y fuera de manera tan rápida que no distinguía lo uno de lo otro.

II
He estado buscando empleo durante un lapso difuso, y no va del todo bien. hoy conocí a una pequeña agencia, en donde los tipos que laboraban en ella son pareja. Tenía una pinta de lo más calma y relajada, pero el contexto de la oficina era más bien caótico. justo detrás de cervecería entre las calles donde los perros usan navaja y los peatones se arrojan deliberadamente contra los autos y los camiones vuelcan entre las vías; no pude evitar sentir una especie de ternura por ellos, tan enamorados en muchos aspectos.

III
Quiero muchas cosas en la vida, pero sobre todo quiero arder. Tengo esa necesidad suicidada en cada poro de mi cuerpo. el llenarme de tareas y tener cansancio, dormir, despertar de golpe y ponerme en mis asuntos, tener tantos asuntos como pueda manejar hasta perder la cabeza y sentir que no hay tiempo. Quiero secarme al sol, oxidarme ante la atmosfera cambiante y contaminada, sentirme un transeúnte perdido y así tener la victoria de la antirutina.

IV

Es lo que hay.

miércoles, enero 6

61

Cada vez hay más caras, pero también cada vez reconozco menos.

La situación se repite y no sé si sea una predisposición genética en mi rostro o en mi tono de voz, pero el absurdo de llegar tarde siempre me sigue a todos lados, aunque para ser sincero no he intentado un trabajo cercano. 

¿A caso mis falta de compromiso se traduce en una cara de vale madrismo como para que siquiera se tomen la molestia de decirme algo?

¿O mi trabajo es tan insignificante que da igual el momento en el día en el que lo haga?

Donde queda la dignidad cuando la chica linda te mira unos segundos a los ojos. Don´t care ni siquiera ha volteado realmente, pero puedo mentir y decir que si lo ha hecho y me ha mencionado lo tarde que voy y que por ejemplo hoy es martes y recuerdo que los martes es mi día menos puntual, y aún a estas alturas de mi vida no logro determinar a qué se debe, lo he intentado de una variedad absoluta de formas: el dormir temprano el dormir tarde el no dormir el hacer mucho el hacer poco, el estar alerta el dejarlo todo al destino el planear absolutamente cada detalle y el resultado se mantiene invariablemente tarde.


Me gusta pensar que ese es mi súper poder, hay gente con el umbral del dolor absurdamente amplio, gente con memoria prodigiosa y yo, con mi poder absoluto de llegar tarde y creo que de cierta manera podría servir. Imaginen que de pronto y no sé porque soy el blanco central de una serie de atentados y simplemente no estoy en el lugar ni la hora que se supone debo estar, es entonces cuando mi súper poder toma un protagonismo absoluto para mantenerme con vida.

miércoles, noviembre 11

60

Recuerdo la primer vez que bese a Z, era un mes de otoño –puedo recordar el momento más no la fecha exacta- yo aún estaba haciendo practicas antes de graduarme de la carrera y estaba atorado en medio de una junta aburrida en la cual yo no tenía mucho que hacer. Saliendo –tarde as usual- le llamé para decirle que si llegaba a tiempo para ver la película de las 8, la película en cuestión era harry potter, creo que era la parte dos, en la que todo concluye y justo al final cuando estábamos esperando el bus para llegar a casa – Z y yo vivimos por el rumbo, weird- mientras nada sucedía jugaba con la credencial de la universidad como  a manera de parche y antifaz, en algún momento tuve un impulso –y no es que sea una persona de impulsos en ese sentido, pero creo que todo era como distinto, aún lo es- y vi sus labios como expuestos y ella como ahí simplemente siendo ella.

Luego llegó el bus y fuimos a casa.


Nunca supe que fue lo que sucedió exactamente.

59


Desde hace dos semanas mi padre ha estado internado en el hospital, el asunto es hepático y no parece ir mejorando. De pronto todo es irreal y cansado. Hay mañanas en las que a través de la ventana el amanecer es hermosamente suave, hay tonos pastel y claridad impresionante  en las líneas de los cerros.

El claustro es cansado, hay quejidos todo el tiempo e historias de pasillos, familiares y caras largas. Hay también historias de caras iluminadas, pero son en menor proporción. La tregua nocturna baja el ritmo de la vida, se vuelve un coma, un espacio donde no se le permite avanzar a nadie, ni a la recuperación, ni tampoco a la enfermedad.

Todo el miento me asalta la duda, de si será está la última vez que le veré sentado, o de si será la última anécdota que escucha de viva voz.

Todo es una fuga, un miedo constante, un quejido que se alarga más de lo necesario.

martes, septiembre 1

58

M se ha ido, se ha ido desde hace unas semanas y no hay nada que pueda hacer al respecto. Las primeras semanas eran un caos, pues los ataques de ansiedad me impedían dormir como se supone debí hacerlo, luego se fueron sumando con los mensajes como “No sé dónde estoy” “estoy en un carro con personas que no conozco” y todo eso fue calando hasta el grado de no pegar los ojos, claro ella seguía durmiendo y sus actividades y todo. Luego fue todo cambiando al hablar del asunto, ahora simplemente hemos mermado la comunicación que teníamos. Nos hablamos menos, no puedo evitar extrañarle, pero cada día que pasa creo que la extraño menos y creo que lo peor es que no me siento extraño al respecto. Uno quisiera sentir la necesidad inminente de tenerle cerca y si la tuve en su momento, pero ya estoy cansado, cansado de ser siempre el angustiado, el de acá que espera, ya me cansé de siempre ser el espectador de lo que sucede. Luego de unas horas corriendo, me he dado cuenta que las mujeres con las que salgo siempre terminan engañándome, probablemente todo esto que he venido sintiendo en semanas anexas sea simplemente la inercia donde se espera que suceda.


Hope so

domingo, agosto 16

57

Había momentos en los que no sabía por qué Laura seguía con nosotros. Estábamos todos pasando la canícula en un departamento hundido entre vecinos molesto, que desconocían nuestras intenciones mientras invadíamos sus espacios. Ellos sólo querían tranquilidad después de una jornada de calor y trabajo, al final del día sólo querían llegar a casa y tener una jornada de calor y alcohol para poder conciliar el sueño sin importar tanto los 40 grados nocturnos que nos golpeaban.  En la sala y en círculo estábamos en el suelo, como esperando tener una visión. En algún punto león mencionó que liz lo había bateado; internamente no pude evitar tener una celebración para esta mini-victoria, pues me causaba un malestar tremendo el imaginármelos juntos. Checo hacia viajes cortos a la cocina para dar bocados a la fruta de la barra, incluso preparar alguna malteada con agua, hielos y los suplementos que le conseguí de gnc. De pronto se me hizo extraño verme en el espejo y el calor desapareció, pero el espejo decía lo contrario al ver el sudor sobre el rostro. Laura dijo que su tacha no le había pegado. El poco hielo que enfriaba la cerveza se había ido y no teníamos bocina alguna. Todo parecía indicar un malviaje oficial. Checo tenía esta obsesión absurda con lograr un espacio libre de moral, un lugar donde el libertinaje pusiera ser. “quiero llegar a ser lo que the factory y warhol, sólo que en Monterrey y la aceros"

Los conocidos artistas siempre tenían sus reservas para con checo, ellos vivían en un mundo aparte, en donde está bien estar en lugares peligrosos de vez en cuando, para tener que contar y con que impresionar a sus amigos, pero en secreto detestaban estar ahí. Por esa razón solían aparecer cada vez menos en las reuniones y todo se fue mermando hasta que sólo estábamos los 4. El caso de Laura siempre me sorprendía, era la pareja de un fotógrafo que ya  tenía su historia y sus queridas.  Laura tenía tres hijos y aún así mantenía un carácter alegre y aventurero, varias veces me vi queriendo auto-destruirme, mandarme a la verga por el odio absoluto que me causaba tu presencia en la ciudad, Laura era la persona que siempre me seguía el paso.

León se aburrió de nosotros en el poco tiempo y comenzó a molestar a Laura, checo le hizo segunda y Laura comenzó a malviajarse, trate de mantenerme neutral, pues si algo he aprendido entre junkies es no meterte en asuntos de otros, pero esto me parecía tan injusto que interviene poniéndome de pie, tenía tanta energía en el cuerpo y eso era tan extraño, podía sentir las vibraciones de esos bastardo pequeños cargados de energía por todo el cuerpo, nunca había entendido tan bien a los chemical brothers.

A veces me gustaba invitar a Jorge a valer verga conmigo, pues extrañamente en esas épocas estábamos en una sincronía alarmante, no del grado de completar las frase el uno del otro, pero muy cerca de ello. 
Después de un rato león se aburrió de molestar a Laura y estar con nosotros entre tachas, calor y hielo derretido. Se fue porque según él tenía una "movida" con una morra de santa Catarina.
Después del madrugar, el no dormir y el anochecer; durante el regreso a casa me sentí como diferente, no espiritualmente, si no del grado físico  -a veces pasa diría M- y extrañaba esos paquetes de energía moviéndose dentro de mi piel, llegando a cada rincón de mi cuerpo.


El llegar a casa nunca fue tan decepcionante.

sábado, junio 13

56

Este soy yo estando ebrio un sábado

Me han roto el corazón demasiadas veces; la primera vez fue una chica de 17 años, ¿y sabes esas son lo peor? van como teniendo las garras escondidas, preguntándose todo lo que ocurre mientras siguen deambulando entre las situaciones. Al final todo ha sido un mal entendido. ¿A los 17 años quien se toma la vida de manera tan seria?

Recuerdo haber encontrado un pequeño tesoro, una chica oculta entre las demás, se movía con cuidado, tratando de no llamar demasiado la atención. Me corto al mes de salir. Para variar, llego ebria cuando sucedió todo, lo dijo rápido y directo, yo no sabía que esperar, me esperaba un largo regreso a casa.

En algunos otros puntos de mi vida he tenido algunas secuelas, mientras todos llevaban una vida amorosa de lo más estable posible, yo seguía complicándome al vida; llamando por el nombre de otra a la chica en turno en el momento menos esperado y no reconociendo su llegada del todo.

En algún punto sentí un rechazo absoluto por toda forma aprensiva que representaba esa relación, trate de salir como pude a costa del sentir de los externos. Todo resulto un desastre y comprendí demasiado tarde el involucramiento para con todo lo que sucedía. Si me hubieras conocido en este momento de mi vida, probablemente no seriamos amigos del todo.

En otro punto de todo el caos llamado vida, creí encontrarme contigo, supongo era mayo y estaba como difuso tratando de ordenar mi persona y tu sabiendo quien no era; la ciudad era una idiotez comparada con todo lo que nos esperaba, peor tenía que detenerlo, pues no sabía ni quien era yo.

Recuerdo particularmente una tarde de un día cualquiera, cuando llamaste con la excuse de alguna película prestada, me citaste en un lugar poco frecuentado y desde ese momento entendí la situación, no podía estar más feliz por ti; no importaba si estabas haciendo lo correcto o no, estabas tomando la decisión directamente y así fue como todo ha transcurrido.

He estado saliendo con una chida, una chica extraordinaria; pero ya sabes lo que dicen, ni todo el amor ni, todo el dinero. A momentos tengo diversas dudas existenciales, pues la veo y quiero que el mundo sea un mejor lugar solo para ella. Que pueda seguir siendo ella, sin interferencias, ni factores externos y aun así no es lo que ella se merece. supongo todo sigue siendo una fase idiota; un enamoramiento temprano, no he visto los amaneceres sufrientes, las aves siguen cantando fuerte al pie de la ventana y todo parece un buen lugar.




sábado, mayo 2

55

¿Por qué he dejado de escribir paulatinamente?

Creo que todo ha sido una degradación que apenas he tenido oportunidad de notarlo; llevo demasiado tiempo viviendo en este martes húmedo donde todo parece invariable. Los vecinos siguen encendiendo la luz alrededor de las 3 de la mañana, siguen saliendo al cigarrillo nocturno, a fumar marihuana entre el cobijo de la sombra que les da la pared. Los transeúntes siguen sin saber qué diablos hacen a esa hora en la calle, yo tampoco lo sé, pero me agrada la sensación de que todos están en el mundo onírico, expectantes a que todo los sorprenda y yo sigo en medio de las caminadas en la madrugada. M estaría en desacuerdo total con esto, odia que alga por las noches, soy propenso al abuso policial, siempre me detienen, siempre me cuestionan todo tipo de cosas sin sentido – ¿de verdad tengo ese tipo de cara?- me hacen poner las pocas pertenencias que cargo por las mismas cuestiones de seguridad, he llegado a desarrollar una habilidad absurdamente inútil para seguir los procedimientos policíacos, entonces ya soy un ciudadano modelo, quiero decir, ya hago lo que dicta la ley y diversas cosas sin sentido .


creo que todo esto surge del motivo que he perdido mi trabajo, es decir he perdido mi trabajo ideal dos veces, la primera vez fue por cuestiones económicas, ya saben no se puede salvar al mundo si no hay un presupuesto económico de por medio; la segunda vez ha sido por un motivo enteramente personal, este maldito martes me sigue teniendo atrapado, es decir todo va bien, dejando de lado las cuestiones laborales y demás sucesos menos fortuitos en la ciudad, como la muerte de ciudadanos en baches, las cuestiones políticas que están acabando con la poca ética de todos, todo está bien y es extraño, me he acostumbrado tanto al caos que de pronto esta tranquilidad me está matando. 

domingo, marzo 29

54

Quiero dormir y no despertar hasta que sea junio, que de pronto me ataque el verano con el sol intenso y aire seco; que vengan tus labios a despertarme entre todo el polvo y caos vehicular. Sé que no será así, ni lo más remotamente cercano y que tendré que vivirme los días intermedios como si siempre fuera hoy, aunque siempre es hoy y no hay remedio. Quisiera no sentirme tan perdido dentro de mí, poder salirme tantito de todo, para darte el espacio que te mereces y saberme perdido porque todo es un extrañamiento meramente previsto. pasan los días y si, cada día es una pequeña victoria porque sé que falta menos para poder tener cerca, para caer el uno en el otro, para hacernos pedazos y terminar con todo lo que nos atañe; pero cada día es también una derrota pues la lista de cosas se va haciendo larga, y hay más cosas arrastrando y de pronto todo es el preámbulo del sueño y ya es más fácil dormir; peor el sueño ya no es en las horas regular y todo se va desfasando poco a poco y al final ya nada cabe donde se supone debía ir.

¿Me estoy desfasando?

A momentos siento como pequeños golpes de melancolía, porque es un subidón tenerle cerca, ya saben, es como todo está bien, y hay cierto nivel que nunca baja, peor luego , cuando se va, me quedo como varado y es estúpido saben, no soy del tipo que se queda varado, soy más bien del tipo frenético, del que sigue en movimiento hasta encontrarse de nuevo, porque el quedarse varado es morir, no quiero morir dos veces.

Por otra parte está esta sensación de miedo, que probablemente es infundado, peor ya saben las noches de insomnio son muy productivas y para esto se pintan solas. Tengo esta dualidad entre miedo y confianza, en la cual ella tiene mi confianza absoluta porque estas cosas no es que sean así, sin más bien realmente confío en ella, pero el miedo es natural quiero suponer pues hay mucho en juego.

¿A que idiota se la ha ocurrió hacer esa relación absurda entre el juego y las relaciones?

me refiero, siempre se dice que hay mucho en juego, que todo queda siendo mera suerte o determinada configuración de características, pero el hecho de que implique un juego, un azar una posibilidad que elimina de tajo la otra parte, también tiene una probabilidad de éxito. en las relaciones no existe dicha posibilidad, pues desde el comienzo uno está aceptando, y va como perdiendo todo y ganando, peor creo que es un perder-perder; si al final todo resulta un desastre, se abre la caja y el gato está muerto, no hay más. Pueden seguir con sus vidas, tratando de retomarlas donde les dejaron y tratar de limpiarse el polvo de la ropa, agarrando algo de aire y caminando. el otro escenario es abres la caja y el jodido gato está vivo; te quedas sigue pasando el tiempo y ya sabes hay esas historias donde todo va bien siempre y el amor los mantiene juntos y felices, claro no conozco muchos de esos casos, hay días malos dentro de todo está escenario feliz, porque no somos un jodido cuento en el cuál todo salga de maravilla y cada día estemos estancados como personajes y seguimos haciendo las mismas cosas. Creo que este es el punto de inflexión al cual quería llegar, sigo jodidamente haciendo lo mismo, estancado, como tratando de no tocar nada, tratar de no contaminar la escena, no meter nada ajeno que pueda alterar todo lo que está sucediendo.


Al carajo con todo.

jueves, marzo 12

53

Es marzo y ha estado lloviendo un chingo; casualmente el día de hoy la lluvia se ha calmado algo, pero el suelo sigue teniendo ese color obscuro y en el ambiente hay ese olor que se desprende entre los árboles y la tierra mojada. Encima de todo eso  llegas entre la fila de personas pidiendo tu ticket para entrar, puedo distinguir tu chaqueta, tus tenis rojos y el andar entre las personas que se atraviesan.

¿Quién quiere dormir cuando el futuro se acurruca junto a mí?

La lluvia sigue en su refugio lejos de nosotros, la plaza está sola y los cotorros están tratando de tomar una siesta. No puedo negar que mi mano ha encontrado a la tuya, no es una casualidad. Las personas sobre Morelos cantan y siguen su rutina de miércoles mientras atravesamos brevemente su espacio y decidimos interceder para dar algo de variedad a las caras de siempre. Mientras las palabras se nos esfuman con suavidad, parecen guiarnos dentro de un monterrey distinto, tengo en claro que he pasado tantas veces por esas banquetas, pero no tengo la certeza de haber estado ahí. Hoy es algo distinto y la ciudad cierne sobre nosotros un espacio de tolerancia; poco a poco el oleaje de autos nos marca una pauta para estar; somos personas estando.

Tu cabeza se reclina suavemente sobre mi hombro, el edificio latino nunca se vio tan grande, las luces de las oficinas se van apagando paulatinamente y el sonido del tráfico disminuye, monterrey está yendo a dormir, nosotros estamos dándole el arrullo que necesita, la pausa a su ajetreo; tus labios preguntan, es una respuesta que puedo dar. Las respuestas son tus brazos alrededor mío, tu rostro explorando mi rostro tratando de tener una certeza mayor en el sabernos. Mujer, te cargas unos ojos que pueden ser fulminantes. Así es como se siente el futuro, la calma, el ruido excesivo se difumina entre las luces frías, los pasos lentos, tu aroma rondando; Monterrey no parece tan malo después de todo, es decir te tiene a ti. 

jueves, febrero 26

52

Nunca he sido de la clase de personas que se preocupan por el futuro, es decir siempre pensé que de algún modo brincaría de los 20´s a los 40´s y ya saben comenzaría a quejarme de la política, del transporte público, de la música ruidosa los fines de semana y todas esas cosas que probablemente a esa edad parecerían irritantes. El trasfondo de mi reflexión anterior es porque estoy próximo a cumplir 27 y no sé qué carajos voy a hacer de mi vida. He estado teniendo unos ataques de pánico nocturnos y no creo que se deban a otra cosa, en este momento preciso, la vida es buena, tengo a mi familia y no somos la familia modelo aunque tal vez podríamos hacer las cosas mejor, mi salud se mantiene y he estado teniendo estas fases de dispersión que no me molestan del todo. generalmente tengo unos momentos para pensarme bien que es lo que ha estado sucediendo y que es lo que quiero que suceda y justo en ese momento es donde me entra el nervio; supongo es propio de la edad, no voy a salvar al mundo en este punto de mi vida, ni cambiar la forma en que se percibe para otros y probablemente ese es el choque más grande; quizá es algo que quisiera hacer, ya saben el encabezado del periódico sería: “ Hombre local con pijama salva a la ciudad de Monterrey VI” y probablemente al indagar más del asunto descubran que los han timado los voceros que pasan por la calle.

Dentro del proceso de negación relativa con la edad me he estado tentado a abandonar la ciudad e irme a un rancho orgánico, ya saben sembrar, vivir de la tierra y lo que pueda producir en ella; ser una especie de estos tipos locos que creen que no se requiere al gobierno para poder seguir viviendo y estando alejado de todo para mantenerme sin preocupación alguna. De alguna manera hay una frase clave que me ha comentado Zeltzin a principios de esta semana: ¿tú también eres de los que no se pueden morir por qué tiene  trabajo al día siguiente? nunca he sido del todo responsable y creo que lo triste es que tiene algo de razón, no puedo mandarlo todo al carajo, porque me preocupa un poco que haré de mi vida o de dónde planeo que llegue el dinero si voy a vivir al margen de la sociedad.

Otro factor que he estado considerando es volver de esta clase chavorucos que siguen vistiéndose como en sus años mozos a pesar de que eso años se han ido hace mucho y ellos tratan de adaptarse pero simplemente son como estas ballenas atascadas en la orilla del mar sin poder llegar a ningún lado. Podría ponerme uno de esos tatuajes tribales en la cadera baja, uno que diera la señal correcta cuando entre a un bar y me pregunten qué es lo que hago para vivir, ya saben podría simplemente bajar un poco mi pantalón y decir, esto es lo que hago para vivir; con algo de suerte si no me consideran lo suficientemente guapo para pensar que me prostituyo, me considerarían demasiado estúpido como para molerme a golpes. Bueno la clase de tatuaje que he estado pensando no es tribal del todo, es una idea vieja, ya saben un clásico de cuando se tiene todo el mundo por delante y tiene uno la especie de esperanzas como cuando  son las elecciones y piensas que todos juegan limpio, hablo de ponerme un retrato de Van Gogh y saben tiene una carga emocional muy importante para mí y no me confundan no soy del todo solitario, me gusta pasar el tiempo con personas, escucharlas y pasar momentos agradables, aunque también disfruto mis tiempo solos y creo que tengo amigos, considero que Van Gogh siempre ha sido un parte aguas en mi educación, porque uno se da cuenta de que no todo en el mundo sucede de la manera adecuada y cuando se cree que se tiene algo realmente la intenciones son otras completamente malversadas.


Tomando todo esto en una dirección completamente distinta y probablemente lejos del nido, creo que sería un buen momento para rasurar mi cabeza y dejar esta onda de creer que voy a vivir de mi obra, podría incluso comenzar a vender seguros, no sé porque creo que tengo algo de habilidad para las ventas, después de todo es parte de la genética de la familia, no el vender seguros, pero ciertamente el comercio tiene una línea muy marcada en la genealogía, el abuelo de mi abuelo obtuvo su apellido intercambiando por algunos granos de trigo, mientras todos en el pueblo escondían a su hijas porque los revolucionarios pasarían para robarlas y ya saben tenerlas de adelitas; el abuelo de mi abuelo, hombre sabio y de visión, tuvo la brillante idea aparte de entregarle a sus hijas sin la menor traba, les vendió además una garantía extendía, una garantía en la cual si su hija llegaba a escapar de este destino nómada que le estaba siendo impuesto, el sin ningún problema podría remplazarla; de cierta manera encontró la manera de poder vivir de sus hijos y a la vez ganar renombre comprándole a un hombre en desventaja. Saben, si esto no es la base del comercio, no tengo idea de que pueda serlo entonces. 

lunes, enero 19

51

Cuando uno tiene 7 años, aparte de tener toda la vida por delante, tiene toda la imaginación al frente, eso es un hecho que nos mantenía atentos a nuestro alrededor. éramos de los pocos niños de sol, de los que salían a la calle, justo después de terminar la tarea; de los que regresábamos con la cara roja, sudando y mal olientes. el camellón central fue todo a lo largo de los años: Campo de batalla, una selva, una barco, un campamento, espacio para lecturas, sede de varias discusiones clave en cuanto a la distribución el territorio. el camellón, aparte de ser un respiro entre el pavimento, era la división por excelencia entre nosotros y “los de enfrente” aunque claro para ellos, nosotros éramos los de enfrente; siempre había pláticas entre nuestros padres, que uno no terminaba de entender del todo: “nuestras casas son residenciales, tienen más espacio, y claro la plusvalía es importante” para mí en ese entonces, todo era la misma cosa y lo sigue siendo, pues no entiendo como 100 metros pueden marcar un cambio que apenas y es perceptible. al final de todo, las torres de electricidad y la termoeléctrica que se asomaba amenazante al fondo de la colonia, seguiría siendo el factor que indicaba que todos estamos jodidos, lejos de la sociedad, simplemente en un rincón.

En esos tiempos, mi calle era una calle tranquila, donde las tardes se llenaban de niños corriendo y jugando por todos lados. Una de las pocas ventajas de tener una calle cerrada, la vida tranquila y mucho espacio para correr como idiota. Ésta calle cerrada brindaba una especie de tranquilidad-protección a los vecinos, pues apenas asomaba las narices un extraño y ya todos estaban al pendiente. Recuerdo pocas ocasiones en las que un vehículo extraño detuvo un partido de fútbol, incluso en las que avanzara más de tres casa antes de notar que la calle no tenía salida.

La colonia estaba llena de parejas jóvenes, que llegaban con maletas y sueños de un mejor futuro; todo parecía tan prometedor, tan limpio y con tantas posibilidades. nunca tuve un interés genuino por socializar en mi calle, pues para eso contaba con mis compañeros de escuela, que supongo, siempre dictan parte importante de las relaciones. mi madre se empeñó en informarse sobre cuál era la mejor opción en las cercanías, después de todo el recorrido terminaron inscribiéndome en una escuela que no quedaba tan cerca del todo, así que tuve que recurrir a un transporte escolar; en esos momentos, el transporte era mi telescopio a los lugares no explorados, pues desde la ventana podía ver los recorridos cercanos a casa, las calles aledañas, los vecinos y la gente de otras calles que también estaban a la sombra de todo el caos urbano. volviendo a la escuela, uno aprende que las colonias son microcosmos cada una con historias distintas y manías y maneras que para ese entonces me parecían de lo más extraño.

Las parejas que llegaron, al poco tiempo comenzaron a  traer más personas, e iban surgiendo las generaciones, pero al final de todo no existía una brecha generacional tan marcada. entonces un día por decisión y unión de todos, se llegó a la conclusión de que necesitábamos un parque, pues era peligroso que los niños jugaran en la calle. los vecinos comenzaron a levantar firmas y luego de toda la política y quejas tuvimos nuestro parque, que de parque no tenía nada. había escasos columpios, un resbaladero, un sube-y-baja y un pasamanos; arboles escuetos como varillas y mucha tierra, todo este fantástico mundo justo detrás de nuestra calle, en lo que solía ser un terreno baldío, accesible a través de otro lote baldío que la hacía de callejón al final de la cuadra.

Aun y con toda la tierra que implica, encuentros con arañas y bichos; las tardes en lo que era nuestro parque daban una nueva experiencia, pues lejos de utilizar los juegos, se volvió popular una especie de arroyo seco que se encontraba cerca; así como así, de pronto tuvimos nuestro propio espacio para deportes extremos, que turnábamos para lanzarnos en bicicleta entre los niños de otras calles y algunos mayores que llegaban con motonetas.


En la colonia, todo parecía seguir igual, bueno, esa era mi percepción en esos años. uno no notaba los engaños, reclamos, las historias densas que aguardaban entre cada puerta. la primera situación con la que lidiamos, fue el saber que la termoeléctrica  albergaba contenedores con residuos radioactivos; pero oigan, son los 90´s el cáncer era una enfermedad lejana que solo sucedía en las películas y que solo le pasaba a la gente que fumaba. eso creía.

miércoles, enero 14

50

El lugar parece ser el mismo de siempre, sin embargo está lleno de personas distintas. Nunca se me da bien esto de ser fantoche y escribir en público y con el café en la mesa y pretenderme otro mientras las personas me ven a lo lejos desde las mesas distintas y las mismas tazas.

En alguna mesa de estas comenzamos el pacto, ese que nos mantiene con la idea, con la ciudad en una frecuencia soportable. Han pasado 12 meses y seguimos en el atolladero.


Nuestra mesa está ocupada por un par de viejos, postura corporal que habla de un interés mutuo; probablemente son amigos y se están poniendo al día y los acecho desde la orilla y ellos no lo saben del todo.

martes, enero 6

49

El escritorio ha comenzado a llenarse poco apoco de los breves pendientes que van tomando la semana como un rehén desconcertado, se van apilando uno a uno, ignorándose mutuamente. Por mi parte, los regresos en el camión suelen ser el momento ideal para  entrar al imaginario que surge de las palabras de un extraño. He tenido algunos golpes de suerte mientras el sol va llegando de poco a poco y el cuarto se tiñe de verde, la cortina falla en su promesa absurda de impedir el despertar.

En especial el invierno es un momento que debería tener una claridad abrumadora en los que lo transitamos, vivimos y nos dejamos llevar. es el momento cumbre de la visibilidad (dejando brevemente de lado los episodios en los cuales la neblina ataca y los vuelos se desvían) los cerros parecen tener unos colores tan exactos y la nitidez  nos hace pensar que no puede ser real tener una visión tan impactante. los olores son una especie de reminiscencia que van marcando un camino, las chicas van como dejando una senda que brevemente y con desconfianza pretendemos seguir al voltear y tratar de recordar que es lo que nos trasmite directamente ese aroma.

Un breve salón abarrotado de gente conversando mientras el profesor sigue llenando el pizarrón de fórmulas, algunos cambian de lugar para tener una mejor visión, estoy seguro que la chica que se encuentra a dos asientos usa el mismo perfume.


El semáforo ha cambiado repentinamente, el golpe absoluto para continuar con el regreso.

miércoles, diciembre 10

48

Gracias querido Thompson por demostrarme que uno puede tener la náusea constante incluso en lugares cercanos, tener un extrañamiento absurdo, una nostalgia inversa; aborrecer las ciudades conocidas y los habitantes que conllevan, quienes desde su trinchera premeditada siguen atacando a quien afronte el paso.


Está ciudad no es para mí, ni para cualquiera que se jacte de tener algo de autoestima; todo te va exprimiendo como queriendo sacarte la vitalidad, quieren desgastarte, quieren dejarte en algún lado donde no estorbes, quieren que dejes de quejarte y ser un imbécil, quieren que dejes de enviar mensajes, que dejes de escribir la escoria que tecleas. De pronto sentir el rigor de la noche y dejarte llevar por la parte más molesta de todo el asunto: quedare en casa y tener la certeza de que no debiste salir, debiste estar encerrado, bajo las cobijas, entre las cortinas y la calma absoluta de las rutinas ajenas.

47

El simple hecho de abrir los ojos podría significar un día más, pero no tengo en absoluto la seguridad de llamarle por su nombre. Hay la misma cantidad de sillas que personas? Preguntas como esas suelen robarme la tranquilidad absurda de poder descansar, y el momento cumbre de todo es justo al comenzar a dudar.

Pinche Monterrey, porque tienes que ser tan pequeño, tan social y clasista. Quisiera que fueras más buena onda, que me tiendas la mano de vez en cuando y me des un respiro, que tengas un momento de claridad y te arrepientas de la mierda en la que estamos.


Me cansa ver a tantas personas con su máscara de rutina caminando sin control, saliendo y entrado por tantas puertas a la vez en un descontrol que estoy seguro a lo lejos parece tener un orden, pero en la cercanía es un absurdo increíble. Pos´ Monterrey quiéreme tantito. Que yo te amó

viernes, diciembre 5

46

Han vuelto los viejos días, los días en los que no importa nada. Los días en los que quiero dejar de lado el sentirme bien y ver la ciudad arder hasta los cimientos. Quiero ser de pronto del todo auto-destructivo. Nadie a mí alrededor pudo escuchar nada de lo anterior, pues siguen en su mundo de regreso y pasiones efímeras. Hoy un tipo me ha dicho que podría presentarme a su hermana, lo ha mencionado mientras por nostalgia veía una de tus fotos. Las líneas que escribes cuando piensas que nadie te ve son adorables. La única pregunta constante en mí, a estas alturas del partido es tratar de pasar desapercibido.  Las mañanas suelen ser tan confusas, en especial con el trago de vodka que suele despertarme.

¿A dónde iría yo, si no es con las esperanzas vacías que merodean inútilmente?


Pero si hoy despiertas de humor para siquiera llamarme, siempre puedes decir hola.

martes, diciembre 2

45

He dejado de tomarme el medicamento la mañana de hoy, justo en medio de una llovizna invernal y el resfriado por excelencia. Después de unas semanas de locos entre tragos y medicación absoluta, los regresos con nauseas, las mañanas con jaquecas interminables y el optimismo idiota de una ciudad mejor, en donde la gente suele ser amable. He tenido unas semanas con un optimismo del que no hay escape, y las cercas que extiende el mal humor se encuentran lejos de esta ciudad. al final no tengo a donde ir –como siempre-. Me acompañan algunas calles solitarias por el centro de la ciudad, las conversaciones de extraños que nunca me aburren, las discusiones por teléfono de la chica del asiento posterior, los consejos de extraños y todo aderezado con la nostalgia de saberte en un mejor lugar.

En el poco tiempo me he dado cuenta de la soledad que se experimenta al transitar la vida; de lo callado que se pone el centro de la ciudad en diciembre, de la oscuridad que te cobija mientras das la vuelta en una esquina. No he gustado de pedir indicaciones y si errado sé que es lo correcto en el momento.


Prometo que al final de todo, realmente quería ayudar y hacer de este lugar un espacio menos jodido. Mejor que cualquiera, pero he olvidado todas mis creencias en la ropa sucia, así que tendrán que esperarme para saber qué es lo que quiero para mí.

lunes, noviembre 17

44

Lo primero es despertar, siempre lo es, porque luego uno no puede tener la certeza de que todo su día esté sucediendo realmente. luego de ver unos momentos las manchas en el techo y tener un breve desconcierto de no saber el día y la hora; todo cae lentamente en su lugar. es lunes son las 10 de la mañana, mi hora de entrada, enseguida me levanto, para esto se requiere mucha fuerza, pues siempre hay una especie de velo que me impide separarme del todo, me mantiene ahí como dormido, atrapado y sin nada más. dos vasos de agua, luego la pastilla que por algún motivo u otro tengo que tomar, para ser un ciudadano promedio, y permanecer adaptado a las convenciones que se han determinado tiempo atrás. antes de tomarle siempre me pregunto si es esto lo que quiero, es decir, si quiero estar falsamente feliz, sin problemas, sin preocupaciones de ningún tipo. Siempre termino cediendo. ay de mí el día que olvide mi pastilla, ese día sin duda, regresare al umbral y el velo que me mantienen dormido.


Fuera de casa todo parece igual, pero esa sensación desaparece al dar unos cuantos pasos. hace frío, todo es más claro, el sol hace ver unos colores muy nítidos y hay algunos tipos cortando el césped en el camellón central. 

lunes, septiembre 22

43

La realidad es que me agrada, me entusiasma la idea de saber que sigue existiendo gente así en el mundo, que despierta y quiere cambiarlo, ayudarlo en la medida de sus posibilidades. de cierta manera, me recuerda  mí en determinada etapa de mi vida, el saber, el creer y tener la fe de que todo es posible, todo es bueno en el mundo, aún y cuando los asaltos, robos y abusos. a veces cuando uno despierta, puede tener momentos de debilidad y creer que lo que se hace es insignificante, pero la arena es la unión de insignificancias y si el grano ínfimo de arena se rehusara a cumplir su naturaleza, ni el mar, ni la playa, ni las costas.

Sé que puedes.


Sé que podemos.

miércoles, agosto 6

42

Este es mi pinche 42.

La vida tiene ciclos bien extraños, siempre he tenido una fascinación absurda por van gogh y su vida solitaria; por el warhol y su modo bitch de utilizar a las personas y como aparentemente no le interesaba nadie en absoluto, un contraste muy lindo en donde uno muere por conectar y el otro conecta por hobby.
Creo que de cierta manera todo se viene gestando desde el natalicio de van gogh, esa noche, estaba ebrio para variar; perdí mi anillo entre la multitud y cruzaba palabras sin sentido con desconocidos, nunca lo entenderé. las situaciones siguen acumulándose y no terminar por suceder del todo.

Tiempo, todos es acerca del tiempo, incorrecto o correcto, siempre vivo desfasado.

Todo termina aquí, el 6 de agosto, irónicamente en día de warhol, como si la vida de pronto decidiera decir, anda, aquí está tu visón retorcida aún más retorcida. mi intención nunca fue vincularme con nadie, apenas y puedo lidiar conmigo y los dilemas estupido sde saber que playera usar.

Al final de todo, esperaba poder entenderlo por mí; saberlo de primera mano y no dejar que todo siguiera sucediendo. ahora todo está jodido y no hay mucho que hacer. las decisiones son un peso muerto, siempre lo han sido. las tontas lealtades y tener que vivir con la misma decisión todo los días es demasiado, espero puedas entender.

Después de todo el drama que llega, he terminado por llegar a mi dharma estúpido, la huida, la retirada, el retroceso incesante, el saberse derrotado sin siquiera librar la pelea.
el nunca hizo esto por mí y eso es lo más estúpido de todo, ahora yo lo haré, pero no por él; lo haré por mi; porque estoy cansado de todos esos berrinches, es decir desde el comienzo, todos sabíamos que no era buena idea y sin embargo le valió pito y aquí me tienen un pinche miércoles, librando su malas decisiones: i´m out.

Goodbye baby

sábado, julio 26

41

últimamente me ha dado mucho por ayudar gente. No es que sea del tipo de personas que se la pasa brincado de motivos altruistas para dejar una huella de carbono menos grande, simplemente lo hago porque me hace sentir un poquito mejor; ese es el motivo egoísta primordial por el que trato de disipar toda la presión que tiene en sus deadlines y sus motivos de caos.

En el caos de saberse hasta el cuello de situaciones y que no tiene  ni puta idea de que realizar, siempre me gusta ser un entrometido, pues la carga no es mía y puedo ver algunas veces con una claridad estúpida lo que se debe hacer. no tengo el peso del arrepentimiento en la toma de decisiones.


Al final de todo, ellos solucionan sus cosas, yo me siento un poco mejor. al menos hasta que comienza el amanecer del día siguiente y los claros van tocando las copas de los árboles, la línea del sol va filtrando por la rendija de la ventana y puede ir manteniéndome al margen hasta que sea la hora de trabajar, puedo gastarme lo que resta del día pretendiendo que estoy ocupado entre juntas, y personas de distintas partes de la ciudad; ¿es esta la vida que soñé?

lunes, julio 14

40

Antes tenía un miedo irracional con cualesquiera de las actividades que realizaba, ya sabe, en no estar seguro del todo de que carajos se hace cuando se hace, pero luego ese temor se volvió más un pequeña queja constante y estaba de un lugar a otro como perdido.


ya no estoy perdido, nunca.

39

Entonces en medio de la conversación, dejas caer una frase como “a veces me cagas” y lo sé, entiendo completamente  a lo que te refieres, a mí también me molesto, pero no he encontrado la manera del todo efectiva en la que pueda salir a momentos y no tener que lidiar conmigo; lo más cercano es el alcohol, oeri suena estúpido siquiera considerarlo. supongo que si tuviera un problema de alcohol, y me refiero algo más complejo que besar extraños y no recordar mucho de lo que digo; los verdaderos problemas (en este punto trato de racionalizar mi argumento) son dejar de hacer cualesquiera de las actividades que efectúas con regularidad, para seguir bebiendo.


Supongo que implica el llegar crudo y tarde.

sábado, junio 28

38

La semana es una especie de sueño erótico que se mezcla en desventaja con una ciudad caliente. todo es un manjar que se disfruta lentamente, mientras el alcohol sigue en el torrente sanguíneo y no hay una salida cercana. la gente se apresura al pasar al lado mío, pero creo que solo es una discriminación absurda al errar del caminar; es una conjetura absurda entre el andar aprisa y el ser un completo extraño.

martes, junio 24

37

En momentos como este es cuando siento que todo está muy tranquilo como para ser verdad, luego todo se mueve muy deprisa y no entiendo bien lo que sucede, es una coreografía que difícilmente consigo seguirle el ritmo, las personas alrededor también tienen unos pasos que son como nuevos y esos que todo se mas difícil. siempre termino diciendo demasiadas pendejadas cuando estoy ebrio, eso ya debería haberlo hecho a la idea, se lo esperan de mi la personas que me conoces y los que no me conocen creen que simplemente estoy soltando estupideces al azar y que todo es un juego que olvidare al día siguiente, pero no es así.

domingo, junio 15

36

En el centro de la ciudad, justo en el edificio blanco que se encuentra a la mitad. pasando el pasillo principal y llegando al segundo piso; entre los locos que están perdidos ahí, que tienen las miradas clavadas y la mente en un lugar definido. ahí está el último horrocrux de tu recuerdo; entre las hojas finales de la odisea espacial, del querer invadir marte; de la fantasía idiota de saber un futuro inexistente. así que la próxima vez que estés deambulando con el pendejo que sea te acompañe, recuerda pasar por tu basura, pues es un lugar público y sobre todo, que a nadie la gustan los vestigios.

sábado, junio 7

35

Hay momentos es los que extraños los viejos sábados, recorriendo grandes distancias para llegar a ti; trayectos llenos de aventuras, que a largo plazo de convertían en rutinas; fingir un matrimonio inexistente mientras preparabas la comida, los manteles y los platos. siempre tenía el nervio presente al estar parado en tu puerta, tocando de poco en poco el timbre, los vecinos viendo extrañados a un par de inadaptados viviendo la vida tranquila.

Extraños el paisaje estático que solo tu ventana podía dar, las barras de los protectores como un marco menos imaginativo, tus hermanos en el cuarto siguiente preguntándose en qué momento me retiraría de ahí. las películas amontonándose en tu repisa y los silencios de los días de descanso
.

Nuestro descanso consistía prácticamente en vivir una vida normal, una normalidad inquietante de la cual carecen nuestras vidas la mayor parte de la semana; leer el periódico en la sala de tu casa y hacer unos comentarios de la manera más burda posible; caminar la plaza al anochecer y ver a los transeúntes con sus ritmos deportistas. yo siempre siendo un idiota, pues nunca se tiene la certeza de nada, pues nunca estoy seguro de nada, así que constantemente tengo que andar por ahí corroborándolo a cada momento, quitarme a momentos el traje y dejarme impresionar por unas palabras breves y funfacts.

miércoles, junio 4

34

Llevo apenas un par de semanas recorriendo estas calles nuevas y ya he conocido al loco de la colonia, lo conocí un martes que tenía algo de prisa en llegar, estaba gritando cosas en la banqueta frente a la iglesia; una pareja cruzo enfrente de sus erráticos pasos, el solo les ha gritado “chinguen a su madre” se ha disculpado enseguida diciendo que así habla él; la vecina tenía prisa por entrar y cerrar la puerta.


Justo en el momento en que cruzamos miradas, se decide a gritarme que debería hacer un pacto con el diablo; la idea me ha tomado por sorpresa y me tiene dando vueltas en toda la rutina de oficina. no es el pacto con el diablo, es más bien lo bizarro del asunto, un loco echando madres frente a iglesia, un martes, sugiriendo hacer un pacto. 

martes, junio 3

33

Voy a intentar escribir todo esto de corrido y como me venga a la mente; sin ningún filtro o limitación, ninguno de esos que salen de tanto pensar las cosas.

Probablemente te encuentras pérdida entre la ciudad, mientras las sabanas no dejan de rodar y el reloj sigue apuntando a un futuro incierto, con las dudas como enjambre sobre tu pensamiento tangente; algunos malestares toman presencia en pasajes físicos que antes no tenían la relevancia del todo.

Lo cierto, es que el verte me hace recordar algunos momentos en los cuales estaba aún más perdido que ahora; gastaba los días caminando junto a los ejes viales y pensando que todo era un instante, y que de instante en instante todo terminaría donde deben terminar las cosas: en su lugar. luego uno se va dando cuenta que las cosas nunca terminan en su lugar, tú por ejemplo, estás en un lugar distinto a una frecuencia inexacta.

por lo pronto sigo acá, en mi lugar, mi terruño que se esconde entre los arroyos y hierbas crecidas; el que alberga las plagas en el verano y los ruidos en la noche, acechando, viendo pasar la gente a la espera de encontrar mi lugar exacto

martes, mayo 20

32

La absurda presión de tener un trabajo de 3 horas.


Tengo esta manía absurda de faltar al trabajo; no es algo de toda la vida, es más bien que se me está empezando a desarrollar como un bicho, uno que me llego un día a media tarde. es lo más idiota que me ha sucedido en meses, para variar la semana pasada falté como una semana; luego nadie en mi casa se enteró, y a mi jefe simplemente le vale pito la vida; la situación es que se siente raro que nadie te diga nada, cuando se supone estás haciendo las cosas mal, al principio la inercia de la moral es tremenda, pero se va amortiguando con los días que pasan, uno espera que a semejante actitud le sigan cosas malas, pero no; me han renovado mi contrato, me han ofrecido una tableta grafica; probablemente todo sea una trampa del destino, para que muera atropellado un día que me dirija hacia el trabajo.

lunes, mayo 12

31

Lo peor ha sucedió esta noche, pues nuestras miradas se han encontrado por casualidad entre la multitud y todo ha sido un desastre, como era de esperarse, no queda más por hacer, que dejarse llevar por lo que sea que está sucediendo.

pareciera que de pronto solo elijo lo peor: así que esta vez he elegido no elegirte a ti, aunque he estado errando tanto estos días, así que mantengo mi auge de esperanza por si todo se va al diablo y yo junto con todo.

Lo básico de todo el asunto, es que ya he dicho demasiadas mentiras en mi vida, así que por una vez diré la verdad; aunque la verdad es relativa, tratare de ser lo más objetivo que pueda al relato universal; sin sesgar, olvidar o agregar detalles.


Querida te advierto que la verdad suele ser aburrida, porque uno siempre cree que hay más cosas ocultas de cuando se menciona algo: entonces, cuando se dice te quiero, siempre terminamos buscándole el plus o la trama secreta, el costo que implica; no aquí, porque cuando diga que te quiero, será simplemente eso, no pretendo nada, ni siquiera un gesto, ni el más remoto extrañamiento.

Entonces, te pido tolerancia al extrañamiento que estas a punto de sentir, pues no hay nada.

domingo, mayo 11

30

"Y de entre tus piernas surgirán fecundos textos, cientos y en todas direcciones; dando pie a nuevas interpretaciones, un enfoque algo distinto a la banalidad que caracteriza la vida en esta ciudad. no sé porque todo se vuelve un círculo vicioso, en especial cuando se trata de la forma de tu cuerpo, de los contrastes que dan tu piel y cabello, toda tu eres un contraste con la ciudad de mala muerte que nos rodea."
De pronto no es que tenga un resurgido interés en ti, ni que tenga un momento de lucidez para quererte; ya no me interesas de ese manera, y cuando te digo que te quiero, me refiero específicamente a que te guardo cierto cariño; porque dentro de todo el desmadre de estar perdido en saber lo que quiero, lo único que tengo en claro es una admiración inalterable en cuanto a tu claridad mental; de ahí el porque te quiero y específicamente el porque te odio por quererte, pues es más una añoranza de lo que has logrado.

S siempre me dice, que la creatividad es un flujo constante pero que conlleva un desgaste bien fuerte, en mi caso, supongo que todo el detonador son las mujeres, pero creo que la creatividad es un plus.


Finalmente, la tarde va concluyendo entre calor y humedad. la mancha irregular que le da pavor a mi doctor, sigue ahí.

sábado, mayo 3

29

"Voy a guardar intacto el recuerdo de este instante porque todo lo que existe ahora mismo nunca volverá a ser igual. Un día lo veré como la más remota prehistoria. Voy a conservarlo entero porque hoy me enamoré de Mariana."

La primera vez que me sucedió -y digo sucedió, porque no es algo que te “pase” es algo que se queda, se queda contigo mientras la vida continua- fue en un estacionamiento, tenía la mochila repleta de cigarros y libros de economía, en esos momentos uno siente que ese día va durar para siempre, que ni los ruidos ni las luces mercuriales pueden acercarse del todo a la realidad que uno está viviendo, el aire se siente como una especie de optimismo. dentro de los instantes siguientes todo pasa en ciclos extraños, que de pronto se aceleran y luego como si nada se vuelven más lentos, por ejemplo: el momento en el que los girasoles van girando, se siente deprisa y las flores se mueven todas juntas, el sol es la guía máxima. entre los momentos lentos que más me gusta destacar, siempre se encuentran las despedidas, porque al final de todo, es decir de ese momento, uno tiende a no querer dejar que se termine y alarga la pena eterna de mantenerse desintegrándose eternamente, mientras la gente sigue en su rutina con velocidad normal, uno sigue estorbando en cámara lenta.


La última vez que me sucedió creo que ya tenia una idea de por dónde iba todo el asunto; aun así sigue siendo inesperado, pues uno tiene la mente en otro lado, en las persianas que están dobladas en la sala, de cómo la pintura necesita otra mano; uno está pensando en otra dimensión, está pensando a futuro y de pronto se ve abstraído a este horrible momento llamado realidad, es llamado de golpe y sin previo aviso, y ahí está todo esperando suceder cortando todo los planes que pudiera uno tener un martes alrededor de las 5:30, pero para ese entonces ya nada importa, no hay nada que podamos decirnos para tratar de quitarnos la idea de la cabeza, porque ya se ha instalado, ya forma parte del torrente sanguíneo, ya recorre las células de nuestro cuerpo y sale a la menor provocación; estas sentado, y pides el tazón de la ensalada y sonríes como idiota, como si la ensalada fuera lo más hermoso que has visto en tu vida, pero no; la ensalada es lo más ordinario, y lo más cercano a extraordinario y hermoso que tiene, es la mano que le sostiene, uno tiende a moverse dubitativamente, como si se fuera ciego, y la ceguera es lo más normal porque uno no puede percibir las cosas como realmente son, uno queda impedido para cualquier cosa, ¿Por qué , así es siempre, verdad?

jueves, mayo 1

28

En este sueño, todo parece una jodida película de acción, con explosiones, persecuciones y ciudades inmensas; pero eso no es lo que me interesa contarles del sueño, lo primordial, son unos cuarzos; en este sueño en específico, estos cuarzos tenían la propiedad –y no me pregunten el motivo- de propiciar el viaje en el tiempo.

El asunto funcionaba así: cuando te enterabas de la existencia y funcionamiento de los mismos, eso marcaba como un checkpoint y hasta ahí era lo más atrás que se podía ir; para ir, simplemente era cuestión de frotar los cuarzos con la mano, los había de distintos tamaños, y la duración que tuvieras frotándolos, determinaba cuanto tiempo regresabas; había cuarzos años, cuarzos mes, cuarzos días, cuarzos horas.


Al principio no encontré sentido alguno al simplemente poder volver, pero con el paso del tiempo-sueño, todo fue una especie de rutina que se practica día con día a fin de ejecutarla de maravilla, de evitar errores y situaciones incomodas, supongo que simplemente es un mero reflejo de la realidad, de todo lo que se topa uno en el día-despierto, el ir ganando experiencia para saber cuáles calles tomar de regreso, qué hora es la del tráfico y que preguntas hacerle a las personas que comienzan a contarte sus asuntos.

lunes, abril 28

27

De regreso a casa me asaltó el recuerdo de primaria, de todo lo que implica ser niño y convivir con otras personas que habitan en micro-cosmos que se asemejan a lo que está alrededor. extrañamente, lo que recuerdo de mis compañeros -fuera de algunas manías y nombres que ya no significan nada, tal vez el paso de la infancia y ya- son específicamente sus recuerdos, porque yo no tengo en claro cuando Armando se pasó saludando con la mano a todo el salón para presentarse; Mauro lo recuerda y el me lo cuenta y yo recuerdo su recuerdo; incluso cuando yo tengo en claro el momento en el que sucedió, no lo recuerdo del todo, por ejemplo: Silvia, en especifico, un pasaje de su vida privada, que me contó no sé porque en una carta. era una fiesta sorpresa, y estaba toda su familia y las luces estaban apagadas. de inmediato yo recuerdo cuando un día llegué a casa y estaba todo apagado y mis padres salieron con pastel y velitas y cantaban las mañanitas. aquí termina la cadena de eventos relacionada con dicha memoria 

martes, abril 22

26

"Dans une ville si petite qu'il n'y a pas échapper à vous

Dans une ville si petite qu'il n'y a pas d'échapper à vue
Dans une ville si petite qu'il ne reste rien à faire"

Hace cuatro años falleció mi abuela entre la agitación extrema y movimientos diurnos de camillas; las calles siguen el mismo ritmo que cuando ella estaba viva, las ventanas dejan entra un poco más de luz, pero todo se mantiene en una penumbra eterna, una que nadie termina de disipar. todos tenemos la certeza de la muerte, solo que en mi familia, sigue una regla estricta: los años que no vivas, se pasan directo al primogénito, y viceversa. mi abuelo abusa de todo lo que ha sucedió, mi padre por su parte se ha dejado de lado esa discusión, no quiero ser yo quien viva sus años, ni quien malgaste las mañanas caminando con el fresco y el olor a hierbas. no quiero ser el de las rutinas disparatadas y las ocurrencias matutinas, pues aún le queda rato a todo eso y no quiero darle una tajada en el momento menos indicado.

Fuera del ritual absurdo de dejar de existir, hay un sentimiento de unión que nos mantiene al borde del abrazo. ¿Se han perdido en algún piso de hospital mientras buscan a un familiar? hay personas que no reciben visitas, no porque no lo quieran, pero te miran con sorpresa como queriendo que no hubieras errado, algunos piden que les acomodes la almohada o que les alcances la biblia; pocas veces quieren que les busques a una enfermera, pues las enfermeras siempre son diferentes, han pasado tanto tiempo ahí, que todo es parte de un trabajo.


Otras veces, en distintos tiempos, me ha dado la necesidad de salir por un cigarrillo; los semáforos se mantienen sincronizados aún y cuando los vehículos no lo hacen del todo. las calles son como pequeñas capillas donde los indigentes llevan las plegarías que acumularon durante el día. al final de todo, no hay soledad más grande que la de dos memorias que se encuentran por casualidad, y queriendo olvidarse, pretenden no verse.

sábado, abril 19

25

Siempre me sorprende como funciona todo este asunto de las interacciones entre personas y como se van relacionando del todo, sé que Monterrey es un ranchito –cuando digo Monterrey, me refiero a lo que implica la zona metropolitana- y el asunto va de que, el otro día estaba en un lugar, con personas, música y más personas.


Entonces en medio de todo el bullicio un tipo me pregunta que si conozco a I; justo ahí todo fue extraño, porque no lo conozco, se quién es y he conversado con él, pero no tengo nada claro, sobre cualquier de las cosas que implique conocerle. algunos tienen teorías del sociópata que puede llegar a ser, por mi parte, creo que es una persona interesante y con unas ideas bien en claro sobre la vida y sobre su punto mínimo en el universo, y creo que por eso es agradable, porque es algo que yo no tengo en claro. yo por ejemplo, puedo despertando sabiéndome alguien con inquietudes con lo que sucede en mi calle y lo que le sucede al planeta, pero al día siguiente en cuanto despierte sé que mis inquietudes habrán cambiado, porque es mi naturaleza, entonces, no voy a querer lo mismo de siempre y me voy a sentir como renovado de todo lo que pretendo sortear; pero llegará el momento en el que despierte de nuevo y diga que quiero lo que al principio y regrese por donde he pasado y esquivado mi bala, para terminar en un lugar donde se supone he hecho un desastre porque me sentía atrapado. ahí estaré para siempre, o al menos hasta que despierte un día queriendo irme, o peor aún, no despertando.

martes, abril 15

24

dormir mucho y no despertar hasta que estés aqui

miércoles, abril 9

23

I used to encourage everyone I knew to make art; I don't do that so much anymore.


Siempre había creído que son más agradables las personas que hacen cosas* - por cosas me refiero a cualquier cosas, es decir que no son tibios ante la vida- y siempre que veo gente y les agrada algo que hago o cosillas así, les digo que deberían intentarlo, que no es tan difícil; luego ellos regresan a casa y al día siguiente ya están haciendo cosas, no todos, no tengo tanta convicción para con las personas. creo que la fotografía es algo muy noble y que todos tienen intereses distintos y eso desarrolla una especie de red multicultural al momento de producirla con lo que sea que uno tenga en la cabeza, desde conocimientos mixtos, hasta ideas difusas. todo estaba bien, hasta que un día todo se salió de control y de pronto todo es selfies en el baño y malos encuadres.

martes, abril 8

22

No tiene sentido el ser puntual; muchos tendrán la objeción de que ser puntual es valorar el tiempo de las otras personas, pero oye, valoro más mi tiempo que el tuyo. así que ahí lo tienes, por eso soy un pinche impuntual y puedo vivir con ello porque prefiero decir un falso lo siento, inventar una excusa boba y/o quedar mal, que esperar; además desconfió de las capacidades de las personas, y dándoles ese tiempo extra, pueden pensarse bien lo que quieren decir, hasta pueden elegir las palabras correctas.


so a grosso modo, deberían darme las gracias cuando llego tarde.

21

La esencia de todo lo que hacemos es una anomalía absoluta, desde el despertarnos con una maldita alarma que interrumpe todo lo que pudiera estar ocurriendo, los abrigos en invierno y el calzado en cualquier época del año. si seguimos así, nos vamos a joder todos, porque apenas y podemos cocinar decentemente lo que vamos a ingerir ¿cómo se supone que obtendremos dichos alimentos?

Hace algún tiempo que escuche por vez primer la la love you de Pixies; cuando digo vez primera, me refiero a VEZ PRIMERA. para empezar hace como unos años de eso y hace L,Z y A, sobre todo A. el punto central, es que creo era domingo y estaba bien adormilado and other stuff, y entonces estaba el ipod cerca y la luz de domingo se metía por la ventana y los estornudos estaban dentro de lo aceptable para la situación. ella -y cuando digo ella me refiero a ella- estaba tumbada a un lado y estábamos como compartiendo audífonos y estábamos bien teenagers, en eso que me suelta de golpe que cómo me sentía al respecto con todo lo que estaba sucediendo y lo único que se acercaba a lo que quería decir, eran las melodías de los Pixies, en especial: La la love you.

Supongo que cuando se es así de teenager, todo es tan intenso y no se asemeja a nada de lo que hay; ni a la verdadera naturaleza de las cosas, pero esa es una frustración absoluta; sentir tanto y poder darle entender tan poco al mundo. es lo justo, es como el toque de midas, un acuerdo que involucra un equilibrio.


Luego siempre me hace doler la memoria idiota que me cargo, porque por ejemplo, estaba bien tranquilo, sentado viendo la pared  de mi cuarto y de golpe es un día lluvioso y estoy acostado, siendo egoísta, luego ella llama y recuerdo tener la pesadez del mundo para responder, pero aun así lo hago y es ella porque ya lo había mencionado, y está lloviendo, eso también lo mencione, y está bajo la lluvia en un lugar ajeno a casa, llamando solo porque sintió la necesidad de hacerlo y yo la verdad la única necesidad que tenía era dormir. uno siempre es bien así, el otro día J me decía que lo único que le da tristeza, es saber que no puede querer a alguien como ese alguien le quiere; supongo que así somos de pendejos los hombres, pues queremos todo y pensamos que todo tiene el mismo porcentaje de conversión y que siempre será todo bonito a largo plazo y nope.

lunes, abril 7

20

Anoche tuve un sueño extraño, me refiero a realmente extraño. había un bosque enorme y un había un riachuelo aledaño; a largo de todo, había dos cabañas blancas, dentro de las cuales había un piano abandonado y una anciana ciega. también había un recorrido entre todo el bosque y las cabañas para llegar a una especie de parque recreativo, en ese lugar había muchos chicos jugando en una alberca y corriendo por todos lados; yo estaba tranquilo al principio, pero de pronto tuve la urgencia de regresar donde la anciana, porque antes de marcharnos, nos dijo que regresáramos y le lleváramos la cosa más extraña que viéramos en nuestro camino, después de estar viendo un rato un árbol, decidí que una rama era lo más extraño que había visto siempre, así que regrese corriendo, pero a la par, mientras regresaba, todo se fue volviendo más obscuro y ahí estaba, arrinconado a la puerta de la cabaña y la anciana que no salía. la verdad es que fue algo tétrico el asunto completo y me desperté de golpe y era domingo y el horario había cambiado y eran las 7 

sábado, abril 5

19

Gershwin siempre sabe cómo recibirme, es el anfitrión perfecto para este malestar de oficina; él es el ayuno perfecto, los cigarrillos de mediodía y el bocadillo de la tarde. también es un magnifico compañero para las travesías oníricas. así que acompáñenme, mientras el me acompaña en este recorrido:

He despertado de prisa sin notar la resaca inminente que tu boca se ha cargado; me has dejado en medio de un campo abandonado de fútbol, con el hurto acechando; mientras lentamente te alejas con algunos movimientos que rayan entre el baile y la huida. la mueblería se ha quedado corta de nuevo y prometo no llamarte bonita. la policía sigue apareciendo entre calles, pero eso no importa mientras me dejes guiarme por tu vestido floreado; debe ser la primavera que amenaza latente entre cada paso tuyo, pero siento que todo se desvanece entre palabras. para mí, no es más que el invierno.

Hace rato cuando iba al trabajo, vi a una rata enorme correr por el centro de la ciudad. creo que de cierta manera todavía quedan cosas buenas en la vida; había algunos albañiles  viéndola correr calle arriba, las oficinas del norte estaban muy calladas, una pareja caminaba en la acera de enfrente y la rata pasó a su lado, también se rieron un poco y eso no pude entenderlo del todo.

En las madrugadas, siempre suceden cosas, por ejemplo, estaba platicando con J y me decía que estaba algo ido últimamente, su dilema moral me sonaba familiar en todas las instancias posibles; yo he estado ahí, en sus zapatos, en los zapatos del otro, he tenido la mirada perdida, he estado con la cara expectante mientras el otro pierde la mirada. nada bueno resulta de esas situaciones, diría que la experiencia, pero es una sensación pesada en la garganta.

Luego en la noche Z me dijo que estaba ------, supongo que debe ser la temporada; o a lo mejor es la distancia y la gente extraña que lo va rodeando a uno. no recuerdo el motivo, pero todo se volvió un circunloquio sobre reuniones y gente ebria. Casualmente, por la mañana, antes de la rata y todo el embrollo de problemas para el regreso a casa, en el camión, había una chica que fácilmente podría usurpar la identidad de Z; fue hermosamente perturbador.

Estaba cómodamente sentado en mi cama, cuando atravesaste la ventana y dijiste unas palabras ininteligibles. al voltear habías desaparecido del todo, la brisa, el aroma y tu vestido, todo de golpe.

¿a quién trato de engañar? la verdad es que no quiero justificarme, quiero decirlo todo, de golpe, directo, como el tequila. así mismo, todo esto me está quemando la garganta, de pronto pareciera que la verdad emborracha los corazones de las personas, les pone algo de brillo y malicia en la cara; esos bastardos.

Para justificarme me gustaría agregar que no estoy consciente del todo en esto que deseo. los niños siguen ocupando la plaza entre risas y juegos, cada vez es más fresca la noche y aún no puedo localizarte del todo.

El hilo de todo –y cuando digo hilo, me refiero a HILO- es que generalmente me rodeo de situaciones y cómo sabrán, soy la mar de aprensivo, soy un océano de aprensivo, una galaxia, un numero imaginario, un sumatoria itinerante entre el origen y el fin.

miércoles, abril 2

18

No suelo extrañar mucho a las personas; me gusta pretender que sí, pero al final del día cuando es el momento antes de quedarme dormido, yo sé que es todo mentira. me gusta extrañarme, me extraño todo el tiempo, me extraño respecto a mí, en presencia de ellos y también en sus ausencias. al final de todo, resulta que toda la vida voy a estar conmigo; así que tengo que saber como voy a reaccionar ante determinada situación, es por eso que me extraño cuando todo sucede, pero existe la certeza de que sucederá de nuevo, y en el instante preciso en el que eso ocurra, me extrañaré en el momento en el que no está ocurriendo nada.


Algo así como un egoísta empedernido.

martes, abril 1

17

Voy a hablarte con la verdad, porque tengo ganas de escribirte y no quiero mentir en ese aspecto. no importa el desenlace, lo que me interesa es la trama de todo esto, los ruidos de noches en espacios concurridos. el capicúa con tu nombre en algún rincón, escondido, al acecho de mi paso por tu ventana. todo es risitas estúpidas, mientras el alcohol mantiene un ambiente relajado; peor no quiero ser el que tenga que escucharte al día siguiente. dentro de todo el egoísmo absurdo que me cargo inconscientemente, hay un apartado especial con tu fotografía, en donde volteas distraída, como sacando algo de tu bolsa, un miércoles mientras las clases continúan.

Al final, siempre termino por convertirme en el tipo de personas que odio; mientras en silencio odio a los tipos que se han acercado demasiado, no con la buena intención, incluso quienes inconsciente mente llegan saludan y se van. he convivido un poco de tiempo de más, resulta que también ha pensado lo mismo y en el mismo instante; es algo absurdo que no puedo tolerar del todo. es egoísta y cándido pensar que se está volviendo una copia calcada entre paredes rugosas, mientras el café sigue fluyendo y el ruido dando.


Probablemente todo es cosa de unas horas de sueño, pues no he descansado lo suficiente; hay perros ladrando, puedo escucharlos claramente. todo sigue su curso natural; una crisis de identidad más. es la última vez que le doy mi opinión a otra persona que no sea yo.

domingo, marzo 30

16

Sucede que seguido se me sale el diablo, de golpe y corriendo, mientras las groserías vuelan por los aires. suele parecerle divertido a ciertas personas, pero la verdad, es una de las cosas más desgastantes y no quiero desgastarlo más, no mientras continuo con este texto idiota. lo del diablo, creo que viene de familia; siempre he creído que la parte loca de la familia, es la paterna y que siempre son locos, inadaptados y problemáticos; he estado equivocado, la parte materna ha sido el rigor por excelencia en este apartado.

ha sido divertido por un tiempo, pero termina por aburrir. somos unas etapas ciclónicas, que van realizando las mismas cosas en lugares distintos, a lo mejor, somos unos idiotas todos, menos yo. la verdad, es todo lo contrario, soy el único idiota; no es la cruda de domingo la que habla, es el alcohol en los poros, mi anillo perdido, las tardes y los ruidos comunes.


Putos.

sábado, marzo 29

15

Estábamos todos caminando, porque así es cuando la gente quiere llegar a algún lado, la mueblería estaba desierta porque la gente en sábado, no frecuenta esos lugares. enseguida había una plaza sola, que estaba ligeramente adornada con las luces mercuriales; unas calles engañosas unos pasos adelante y apenas estábamos acercándonos.

Al  llegar, el olor es lo más memorable y todos decimos cosas tontas, porque somos tontos. compramos libros, es lo único que sabemos hacer, después de caminar. le digo a Jorge algo y la verdad ni me acuerdo del todo, porque mi cerebro de pollo así los dispone; también le digo a David. entre el regreso al centro, vi a Laura, platicando, mientras sus hijos jugaban alrededor; quise saludarla, pero luego quise no hacerlo.

Finalmente llegamos al bar temprano y aun así estaba lleno; lleno de tipos raros como todos, como nosotros.
Al día siguiente Azael me dice que tengo que verle a las 11; y yo le digo que si, porque hace mucho que no lo veo y tenemos como proyectos. siempre es mejor frecuentar a l agente con la que se tiene proyectos. tengo algo de resaca y despierto tres veces en el lapso de 10:00 a 10:15. me baño tan rápido como puedo, peor luego me habla de nuevo y me dice que donde estoy y le digo que apenas voy y me dice que será mejor vernos a las 12, de pronto se me van las prisas así como así; todo es tranquilidad, hasta que llego y me dice que lleva mucho esperándome, pero le digo que son apenas las 12. al final, resulta que su reloj estaba adelantado y reímos como locos en un café obsoleto del centro.

Como aborrezco dormir, tengo una cara que parece un fotografía mal escaneada, pero no es así.


Lo único que importa entonces, es saber que al fin es sábado y que tengo sueño siempre, pero no quiero dormir y ese es el mayor de mis problemas.

viernes, marzo 14

14

«Nunca me molesto en arreglarme o en tratar de ser atractivo porque simplemente no quiero que nadie se comprometa conmigo; descuido mis buenos atributos y destaco los malos, de modo que tengo un aspecto espantoso y llevo los pantalones equivocados y los zapatos equivocados y llego en el momento equivocado con amigos equivocados y hablo con la gente equivocada, y si aún así, alguien se interesa por mí huyo y me pregunto. ¿En qué me equivoqué?... El asunto es que conocer a una persona más me resulta simplemente demasiado difícil, porque cada nueva persona ocupa más tiempo y espacio...»

Es simplemente agradable el estar sentados y sabernos derrotados ambos; saber que siempre perdemos y no esperar nada, más que hacer lo que queremos, ver el mundo de lejitos, luego formar parte “de” y poder salir fácilmente; pues una vez que uno se queda atascado, es una manía absoluta de contradicciones, vueltas sin sentido y pertenencia.

Siempre -y no sé el motivo de esto- cuando menciona un B cualquiera y las llamadas telefónicas, me viene una imagen bien clarita de Debbie y su cancion Hanging on the telehpone; las llamadas de madrugada como al comienzo y luego las pláticas que en algún momento pierden el eje central de la trama. el andarse perdido escuchando y pedir un momento para tomar una pastilla o dos.

Creo que Hugo tiene como un sexto sentido para con el peligro, por ejemplo anoche:

Estábamos fumando afuera de mi casa y estaba como de noche y había carros pasando. luego de un rato venían como 10 “chavitos” no sé qué edad tenían pero parecían de 16 y estaban haciendo mucho ruido, por toda la calle. entonces cuando estaban frente a nosotros, todo fue un cruce incesante de miradas y luego se fueron. Hugo se puso de pie de prisa y camina hacia el frente, y luego escucho a los tipos preguntándole algo y el simplemente les dice “¿qué quieren?” sin dejar de lado el cigarrillo –en este punto todo podría ser una película, pero no es así- uno le dice que simplemente quiere un cigarrillo y nada más. Hugo saca la cajetilla y les dice, “¿Qué, quieren esto?” después de todo este dialogo yo también ya estaba al frente y viendo a los tipos que veían extrañados la situación; fue ahí donde de pronto Hugo saca el humo acumulado del cigarrillo y dice “pues no hay, váyanse” creo que de no ser el momento inadecuado, me reiría demasiado de esto, pero no sucedió.
Luego de todo el drama de la partida entre “pinches vatos” “vamos a partirles su madre” hugo voltea y me dice “pinches morritos, cuando me acerque, estaban todos al lado, como esperando algo” claramente uno sabe que Hugo huele el peligro, le gusta, lo vive. además claro de la llave inglesa que siempre trae por si sucede algún imprevisto.


jueves, marzo 13

13

"¿Te dio tristeza cuando eso sucedió?"

La verdad, es que no; creo que la tristeza viene después, viene cuando se sabe uno no afligido por lo que está sucediendo, cuando puede dormir y despertar tan tranquilo y seguir la rutina que le espera. al final de todo, siempre llega un momento en que la piedra terminar de caer del todo y se escucha el eco repercutiendo por toda la mina, es algo así. uno siente que hay algo mal y no sabe bien lo que sucede y de pronto la noche no avanza y ruido del tren no ayuda; es cuando uno se da cuenta de que esta jodido y no me refiero a estar ocupado toda una tarde, ni tener formularios que llenar, sino simplemente jodido, con todas las letras, con todo lo que implica, con todo el espacio , ruido silencio, personas, momentos y movimientos (intencionales y fuera de rango).